miércoles, 21 de marzo de 2012

LAS ENFERMEDADES DE LA SANGRE


imagen no original 

LAS ENFERMEDADES DE LA SANGRE

Las enfermedades de la sangre son por desgracia  muy frecuentes y eso sin contar las modificaciones sanguíneas que acompañan a la mayoría de las enfermedades. Dado que la corriente sanguínea está compuesta de tres tipos de células, también hay tres grandes tipos de enfermedades. La primera afecta a los problemas relacionados directamente con los glóbulos rojos, como por ejemplo, la anemia y la poliglobulia. La anemia es debida a una disminución importante de glóbulos rojos, lo que explica la palidez de los que la sufren. La poliglobulia, por el contrario, se debe a un número excesivo de estos glóbulos. El segundo tipo de enfermedades de la sangre se debe a estados patológicos relacionados con los glóbulos blancos, como por ejemplo, la agranulocitosis y la leucemia. La agranulocitosis tiene su causa en la desaparición completa de los glóbulos blancos. La leucemia, por el contrario, se produce cuando hay demasiados en la sangre. El tercer tipo tiene su origen en las plaquetas, el más conocido es el salpullido, que puede ser consecuencia de una intoxicación por medicamentos. La mayor parte de los salpullidos se deben a una insuficiencia de plaquetas. En cuanto a la hemofilia, es una enfermedad que concierne a la coagulación sanguínea. Los hemofílicos no consiguen que la sangre se coagule y cicatrice cuando se produce una herida o una hemorragia.

Estas enfermedades graves deben ponerse en manos de médicos especializados, ya que necesitan ser tratadas con una terapéutica apropiada. Pero aquí, como en muchos otros casos, el empleo de tratamientos rosacruces permite obtener, si no la curación, al menos una sensible mejoría del estado general del paciente. Además, es preciso comprender que la mayor parte de los problemas clasificados por la medicina bajo la categoría de enfermedades sanguíneas, sólo son efectos diversos de una sola causa, que muy a menudo, tiene su origen en un desequilibrio del cuerpo psíquico. Por eso, vamos a considerar la manera de prevenir este desequilibrio.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario