martes, 20 de marzo de 2012

LA PREVENCION ESPIRITUAL




LA PREVENCION ESPIRITUAL

Entre las causas fundamentales que dan origen  a muchas enfermedades, hay que resaltar la falta de espiritualidad. Hay demasiadas personas que llevan una existencia basada únicamente en los placeres del cuerpo y que, sin ser conscientes de ello, sólo viven preocupadas por las relaciones que les unen al mundo material. Al obrar de esta manera, están descuidando la dimensión más importante de su ser, es decir, el alma, privándose de la influencia regeneradora que podrían recibir de ella. Podríamos afirmar que si todas las personas concedieran tanta atención a su Ser espiritual como a su Ser físico, eliminarían de su vida casi todas las enfermedades que les afligen actualmente al elevar su frecuencia vibratoria manteniéndose en armonía con Dios. Sabemos que la mayor parte de los científicos no aceptaría esta afirmación, pero el tiempo aportará la prueba de que la espiritualidad es la más eficaz de las terapias. De hecho, estamos convencidos de que el mayor progreso de la medicina se conseguirá cuando la humanidad tome consciencia de su origen y de su naturaleza divina.
¿Qué puede usted hacer en el plano espiritual para preservarse de las enfermedades? Se podría resumir en una sola frase: practicar con regularidad los experimentos místicos que le venimos proponiendo en el marco de su afiliación rosacruz. Todos ellos tienen un único objetivo: desarrollar su sensibilidad síquica y hacerle receptivo a la Armonía Cósmica de la que acabamos de hablar. Si los realiza con regularidad, se establecerá un vínculo cada vez más estrecho entre los diferentes aspectos de su ser y las fuerzas constructivas del universo. En el plano espiritual, esta armonización cósmica se manifiesta por una iluminación de la consciencia y por la sabiduría que se deriva de ella; en el plano emocional, por un sentimiento de Paz Profunda y de amor hacia toda la Creación; en el plano intelectual, por la adquisición de un razonamiento inspirado y por una gran capacidad para resolver los problemas; en el plano físico, por una buena salud y un gran potencial de vitalidad. De hecho, éste es el estado ideal que debe intentar alcanzar.
Debe prestar una atención muy especial a todo lo que le ha sido explicado en este capítulo y en la anterior sobre la manera de prevenir física, mental, emocional y espiritualmente las enfermedades. Si aplica tan frecuentemente como le sea posible los principios que le han sido enseñados  gozará de una vida armónica y saludable.

* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario