miércoles, 21 de marzo de 2012

LA IMPORTANCIA DEL AGUA


la imagen no es original

LA IMPORTANCIA DEL AGUA

¿Qué debemos hacer para ayudara los riñones a que funcionen correctamente así como al resto de los órganos encargados de eliminar las impurezas producidas por el metabolismo? Como ya hemos dicho con anterioridad, es sumamente importante ingerir una alimentación sana y equilibrada y respirar correctamente. A estos dos factores esenciales hay que añadir beber suficiente cantidad de agua. El agua es el mejor disolvente puesto a nuestra disposición por la naturaleza para limpiar el interior del organismo. 
Desgraciadamente, la gente no le concede tanta importancia como a lavar la parte externa del cuerpo, pero en materia de salud, la higiene interna es tan importante como la externa. Tampoco debemos olvidar que el hombre está constituido por un 70% de agua, lo que no deja de tener relación con el concepto de que es un animal acuático, que fue concebido y que se gestó en un medio líquido, que en su mayor parte, estaba compuesto de agua, de lo que se deduce que este elemento es absolutamente indispensable para la vida orgánica del cuerpo.

La medicina calcula que un adulto pierde alrededor de tres litros de agua diarios a través de la micción, la sudoración y la respiración. Lo que significa que debe ingerir diariamente el mismo volumen de agua a fin de equilibrar la pérdida. Puede y debe conseguirlo a través de los alimentos y de los líquidos ingeridos. Es preciso que sepa que de estos tres litros de agua que el hombre debe tomar por día, los alimentos, y especialmente las legumbres y las frutas, le proporcionan aproximadamente litro y medio. Hasta llegar al otro litro y medio que necesita, debe ingerir otras bebidas, que pueden ser agua pura, jugos de frutas, tisanas, etc. Las cantidades varían según las personas, pero siempre es importante conceder la debida atención a esta necesidad vital.

Una persona de peso medio que viva en un país templado, debería ingerir una media de dos litros y medio a tres de agua por día a través de la alimentación y la bebida. Mucha gente no cumple esta norma, lo que da lugar a condiciones favorables para que aparezcan numerosas enfermedades. Sabemos por experiencia que podrían evitarse muchos trastornos si se bebiera suficiente agua, dado que ésta no sólo entra en gran parte de la composición química del cuerpo, sino que también forma parte de la composición de un alto porcentaje de la sangre, aproximadamente el 90% del plasma. 
Además, tal como ya hemos indicado, es indispensable para la limpieza de los órganos internos, estómago, hígado, bazo, riñones, intestinos y vejiga. Por último, también ha sido probado que la conductibilidad eléctrica del tejido nervioso se ve muy favorecida por la ingestión regular de agua, lo que contribuye a favorecer la salida del magnetismo que emana de las manos.

El mejor momento para beber agua con la finalidad de lavarse internamente, no es precisamente durante las comidas. Es preferible hacerlo fuera de ellas, por la mañana al despertarse antes del desayuno, y por la noche justo antes de acostarse, puesto que es entonces cuando mejor puede realizar su trabajo de limpieza y favorecer el proceso de la micción. Para añadir una dimensión espiritual a los beneficios del agua, le recomendamos que beba siempre que le sea posible un vaso de agua magnetizada, tal como indicamos en el anexo de este capítulo. Esta práctica, utilizada por los místicos desde hace muchos siglos, produce unos efectos positivos mucho más importantes de lo que se puede apreciar a simple vista, tanto a nivel del cuerpo físico como del psíquico, permitiendo que todo el ser se beneficie del poder químico y del poder alquímico del agua.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario