miércoles, 21 de marzo de 2012

LA HIGIENE RESPIRATORIA


imagen no original

LA HIGIENE RESPIRATORIA

Todas las nociones generales que acabamos de explicar respecto a la respiración nos permiten, al igual que hicimos cuando hablamos de la digestión, deducir ciertas reglas referidas a la higiene respiratoria. En primer lugar, tal como hemos indicado, es mejor respirar por la nariz que por la boca, sobre todo si el aire ambiental es frío o impuro. Es evidente que siempre debemos intentar respirar un aire lo más sano posible, pero sabemos perfectamente que esto no es siempre fácil, sobre todo si se vive y trabaja en la ciudad. En este caso, es necesario dedicar algún tiempo a pasear por al campo para aportar regularmente al organismo aire regenerador.

La respiración, al igual que la digestión y la mayoría de las funciones internas, no está bajo el control de la consciencia objetiva del hombre, sino bajo la del subconsciente. Dicho de otro modo, forma parte de las acciones involuntarias del cuerpo. Lo que quiere decir que no es el hombre quien decide cuando debe respirar. Sin embargo, si tiene el poder y el deber de dedicar toda su atención a la manera en que respira. Al igual que es importante comer de manera saludable, también es necesario respirar correctamente. Hay mucha gente que inspira una cantidad de aire insuficiente y no aporta suficiente oxígeno a las células de su cuerpo físico, y paralelamente a esta insuficiencia en oxígeno, no proporciona al cuerpo psíquico todo el potencial de esencia cósmica que necesita para realizar correctamente sus funciones. Recordemos que un cuerpo psíquico débil es la causa de muchas enfermedades más o menos graves, aunque no sean perceptibles. Por eso la respiración es tan importante. La mayor parte del tiempo no espiramos con la suficiente profundidad, lo que hace que permanezca en los pulmones parte del gas carbónico, sobre todo en los lóbulos inferiores, y que estos gases residuales nocivos puedan dar origen a graves enfermedades.

Como ya hemos dicho anteriormente, el aire, si se respira por la nariz, se humedece antes de llegar a los pulmones. Por esta causa, le aconsejamos que tenga siempre en su dormitorio un recipiente lleno de agua pura, lo que permite mantener una humedad ambiental favorable al proceso fisiológico de la respiración. Por otra parte, y tal como explicaremos más adelante, la presencia de un recipiente de agua en el dormitorio, lo más cerca posible de la cama, crea unas condiciones alquímicas favorables para ciertas experiencias místicas. Finalmente, terminaremos estas normas dedicadas a la higiene respiratoria recomendándole que no duerma en una habitación donde haya plantas, ya que durante la noche expulsan anhídrido carbónico en vez de utilizar el que hay en la atmósfera: Si no le causa molestia, le aconsejamos que duerma con la ventana abierta o entreabierta. Una libre circulación de aire durante la noche facilita el reposo del cuerpo físico y favorece la actividad del cuerpo psíquico. Por todas estas causas, es conveniente airear bien el dormitorio y todas las habitaciones de la casa en las que se habita normalmente.

En el próximo capítulo volveremos a hablar sobre los puntos más importantes estudiados en relación con la digestión y la respiración, y veremos que estas dos funciones encuentran su razón de ser en una tercera, la circulación sanguínea, ya que es precisamente la sangre quien transporta a todo el cuerpo tanto las sustancias nutritivas contenidas en la bebida y en la alimentación, como el oxígeno y la esencia cósmica contenidos en el aire que respiramos.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario