miércoles, 21 de marzo de 2012

LA DIGESTIÓN


imagen no original

LA DIGESTIÓN

Todo el mundo sabe que la digestión es la función que sirve para digerir la alimentación y aportar al cuerpo los alimentos que necesita. Pero, ¿qué es la alimentación? Sin entrar en detalles, podemos decir que es el conjunto de sustancias nutritivas necesarias para la vitalidad puramente física del hombre. Estas sustancias nutritivas se componen de prótidos, glúcidos, lípidos, y también de vitaminas y sales minerales. Para que puedan ser asimilados por el organismo, deben ser descompuestos en elementos químicos más simples y es el aparato digestivo quien hace posible esta descomposición. Sin embargo, estos elementos químicos no bastan para mantener al cuerpo físico en actividad, también es necesario aportarle cada día un complemento de líquidos, especialmente agua.

Como usted ya sabe, la Fuerza Vital, tal como se manifiesta en el hombre, posee una polaridad negativa y una polaridad positiva, a las que en nuestras enseñanzas hemos designado respectivamente como “elemento B” y "elemento A”. La primera corresponde a la energía que nos proporciona la alimentación y los líquidos que tomamos. En cuanto a la segunda, está relacionada con la energía aportada por el oxígeno y con la esencia cósmica que respiramos. De lo que es fácil deducir que la digestión tiene por finalidad suministrar al cuerpo el elemento B de la Fuerza Vital, o dicho de otra forma, su polaridad negativa. Ahora vamos a considerar las diferentes fases de esta función que tan importante es para el organismo.

La primera fase de la digestión comienza en la boca y recibe el nombre de "digestión oral". Corresponde a la fase en la que los alimentos son triturados por los dientes e impregnados por la saliva, que es una secreción de las glándulas salivales. El bolo alimenticio pasa seguidamente por la faringe y desciende a lo largo del esófago. El alimento es empujado hacia el estómago por una serie de contracciones de los músculos del esófago. La ciencia ha dado el nombre de "peristálticas" a estas contracciones. En el estómago tiene lugar la digestión gástrica. Durante esta fase, el bolo alimenticio es envuelto e impregnado por los jugos gástricos que contienen ácido clorhídrico y una enzima, la pepsina.

El quimo estomacal resultado de la acción anterior pasa seguidamente al intestino delgado donde tiene lugar, como su nombre indica, la digestión intestinal. En la primera parte de este intestino, llamado "duodeno", este quimo estomacal sufre la acción del jugo pancreático segregado por el páncreas, de la bilis segregada por el hígado y del jugo intestinal segregado por una parte del duodeno. Al término de la digestión intestinal, los alimentos absorbidos han sido transformados en sustancias nutritivas que pueden ser utilizadas por el organismo, y en el intestino delgado, pasan a la sangre para ser transportadas hacia todo el cuerpo, después de haber sido sometidas al tratamiento específico que les da el hígado, siendo precisamente en este lugar, donde el elemento B de la Fuerza Vital es introducido a la corriente sanguínea para ser conducido a cada célula. Anteriormente hemos indicado que todos los alimentos (carne, legumbres, fruta, pan, etc.) están constituidos por sustancias nutritivas compuestas de prótidos, glúcidos, lípidos, vitaminas y sales minerales. Se le ha explicado que gracias a la digestión, todas estas sustancias, a excepción de las vitaminas y las sales minerales, son transformadas por las enzimas de los jugos digestivos en elementos químicos más fáciles de asimilar por el organismo. Por ejemplo, los prótidos, que se encuentran sobre todo en la carne, los huevos, el queso, el pescado y los frutos secos, se descomponen en aminoácidos; los glúcidos, contenidos en las féculas y en los alimentos azucarados, en azúcares; los lípidos, suministrados esencialmente por la grasa, el aceite, la mantequilla, la leche y el queso, en monoglicéridos, colesterol y ácidos grasos. En cuanto a la masa de sustancias indigestas y no asimilables por el organismo, el intestino grueso la reduce a una pasta que luego es expulsada.

Es evidente que las explicaciones han sido simplificadas al máximo. Si quiere tener una idea más completa de todo el proceso digestivo, le aconsejamos que consulte una enciclopedia. Le recordamos que nuestro objetivo es familiarizarle con el proceso general de las funciones más importantes del cuerpo, pero no darle un curso magistral de fisiología o de anatomía, ya que esto no sería de ninguna utilidad en lo que vamos a enseñarle en relación con la curación. Si se remite a la aplicación práctica de estas enseñanzas, encontrará un esquema que le permitirá comprobar gráficamente las diferentes fases de la digestión.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario