martes, 20 de marzo de 2012

EL TRATAMIENTO NEGATIVO



EL TRATAMIENTO NEGATIVO

Todo tratamiento negativo debe ser efectuado aplicando los tres primeros dedos de la mano izquierda sobre el lado derecho de la columna vertebral del paciente justo por encima del ganglio ortosimpático que está relacionado con la parte o el órgano del cuerpo al que se quiere estimular negativamente. Mientras está efectuando el tratamiento, debe proceder a una serie de respiraciones profundas negativas de aproximadamente cinco a diez minutos de duración. Estas como usted ya aprendió son hechas inhalando profundamente por la nariz, exhalando completamente también por la nariz y manteniendo los pulmones vacíos por el tiempo máximo posible sin experimentar molestias.

Si en caso de necesidad, efectúa correctamente cualquiera de los dos tratamientos, experimentará en ambos casos una especie de hormigueo en el pulgar, en el índice y en el dedo medio. El paciente tendrá la misma sensación en el lugar en el que se está ejerciendo la presión de los dedos, tanto si se trata de la mano derecha como de la mano izquierda. Este hormigueo procederá del estímulo positivo o negativo del ganglio correspondiente y del paso del flujo magnético entre usted y su paciente. Algunas veces deberá alternar el tratamiento positivo con el tratamiento negativo. En este caso, el tratamiento positivo deberá ir siempre a continuación del tratamiento negativo. Esto se debe a que el positivo tiene una naturaleza penetrante, mientras que el negativo es de naturaleza absorbente. Para efectuar un tratamiento doble es preciso, por tanto, establecer primero la condición negativa que debe servir de receptáculo al aporte de energía positiva.

Si es usted zurdo y su paciente no lo es, su cadena ortosimpática y su parte izquierda son predominantemente positivas, mientras que la cadena ortosimpática y la parte derecha de su cuerpo son predominantemente negativas. Para dar un tratamiento positivo, deberá proceder a una serie de respiraciones profundas positivas, manteniendo siempre los tres primeros dedos de su mano izquierda sobre el lado izquierdo de la columna vertebral del paciente, justo encima del ganglio sobre el que va a operar. Por el contrario, para dar un tratamiento negativo, deberá hacer respiraciones profundas negativas, utilizando los tres primeros dedos de su mano derecha para ejercer una ligera presión sobre el lado derecho de la columna vertebral del paciente, en el lugar del ganglio apropiado.

Si usted es diestro y debe dar tratamiento a un zurdo, el proceso respiratorio es el mismo, pero deberá aplicar los dedos de su mano derecha sobre el lado derecho de su columna vertebral para darle un tratamiento positivo, mientras que para transmitirle un tratamiento negativo, deberá colocar los dedos de su mano izquierda sobre el lado izquierdo de su columna vertebral. Finalmente, nos queda el caso en el que un zurdo quiere dar un tratamiento Rosacruz a otro zurdo. En este caso, como ya habrá adivinado, para un tratamiento positivo el operador debe aplicar los dedos de su mano izquierda sobre el lado derecho del paciente, y para el tratamiento negativo, los dedos de su mano derecha sobre el lado izquierdo del paciente. Las respiraciones profundas serán las convenidas.

Para resumir, diremos que las respiraciones profundas tanto positivas como negativas, se efectúan siempre tal como hemos indicado, independientemente de que el operador o el paciente sean zurdos. Pero en cambio, es preciso vigilar cual es la polaridad propia de sus manos cuando entran en contacto con la polaridad opuesta del paciente. Si le resulta más cómodo y le parece difícil aplicar los tres dedos durante ciertos tratamientos, puede aplicar sobre el ganglio solo los dedos pulgar e índice, e incluso únicamente el pulgar, pero si le es posible, utilice el pulgar, el índice y el medio juntos.

Volveremos sobre estos puntos tan importantes antes de finalizar este libro. Pero vamos a rogarle que lea varias veces este capítulo y que asimile correctamente los principios contenidos en ella. En los cuatro próximos capítulos, le presentaremos varios esquemas que deben ser estudiados y que son una representación gráfica de los ganglios ortosimpáticos sobre los que deberá aplicar los tratamientos Rosacruces y también le explicaremos la naturaleza del tratamiento que se debe efectuar en función a ciertos desarreglos especiales.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario