miércoles, 21 de marzo de 2012

EL ESQUELETO


imagen no original

EL ESQUELETO

En la mayoría de los tratados de medicina se define el esqueleto como el "armazón óseo" del cuerpo humano. Esta expresión designa perfectamente su papel, ya que su primera utilidad es sostener y servir de soporte a los músculos, órganos y tejidos que forman el conjunto del organismo. Sin él, no seríamos más que una masa de carne incapaz de mantenerse de pie. En consecuencia, no podríamos vivir. Vamos a poner algunos ejemplos, las costillas y el esternón forman una caja ósea alrededor del corazón y de los pulmones. En cuanto al cráneo, contiene el cerebro y asegura su protección. También es preciso recordar que es la médula de los huesos quien fabrica gran parte de las células sanguíneas y que son ellas quienes contienen ciertas sustancias químicas, como las sales de calcio, que son enviadas a la corriente sanguínea cuando son necesarias.

El esqueleto está formado por tres tipos de huesos, cada uno de los cuales tiene asignada una función diferente. En primer lugar, están los huesos largos que constituyen los miembros. Todos están atravesados por un canal que contiene la médula y desempeñan un papel esencial en el desarrollo de los movimientos. En segundo lugar, tenemos los huesos cortos que forman parte de las manos y de los pies. Están unidos a los ligamentos y a pequeños músculos, lo que permite que se puedan efectuar ciertos gestos. El tercer tipo lo componen los huesos planos que forman las costillas, el esternón, los omoplatos, la cadera y el cráneo. Su característica principal es su resistencia a los choques, bien por su flexibilidad y elasticidad, como las costillas, bien a causa de su solidez, como el cráneo. Los omoplatos y la cadera, tienen la particularidad de ofrecer una gran superficie de inserción a los músculos que mantienen los miembros unidos al tronco.

Todos los huesos están formados por dos tercios de sustancias minerales (sales de calcio y fosfatos) y un tercio de sustancia proteica (oseína y elastina). Las primeras les dan dureza y solidez. Las segundas, les proporcionan elasticidad. Además, todos están compuestos de dos tipos de tejidos: el compacto y el esponjoso. Si un hueso debe ser más resistente que elástico, en él se encuentra mayor cantidad del primer tipo de tejido. Añadamos que todos están rodeados por una especie de envoltura que recibe el nombre de "periostio". Es de destacar que la parte interna de esta envoltura interviene en el crecimiento del grosor del hueso, mientras que su crecimiento, en cuanto a la largura, está asegurado por el cartílago de la conjunción. Finalmente, para concluir esta presentación sumaria del esqueleto, debe saber que los científicos han definido que entran en su constitución más de 260 huesos. Si desea profundizar en este estudio, le sugerimos que consulte una enciclopedia o cualquier obra de referencia.

Como todo el mundo sabe, la columna vertebral constituye el eje principal del esqueleto. Además de cumplir su misión como sostén general del cuerpo, posee una gran flexibilidad, lo que permite que el tronco y el cuello puedan realizar gran variedad de movimientos. Está formada por 33 vértebras, número muy simbólico, repartidas en cinco secciones. Partiendo de la base del cráneo, hay 7 vértebras cervicales situadas en la región del cuello, 12 vértebras dorsales en las que se articulan los 12 pares de costillas, 5 vértebras lumbares situadas al nivel de los riñones, 5 vértebras sacras soldadas en un hueso único, el sacro, que sirven de base para la articulación de los miembros inferiores, 4 vértebras coxígenas, que también están soldadas en un hueso único, el coxis, al que algunos científicos consideran como un atrofiamiento de la cola. Si le resulta posible, intente retener el nombre de estas cinco secciones y el número de vértebras que las componen, ya que se corresponden con una serie de ganglios que juegan un papel esencial en la terapéutica rosacruz. Cuando llegue el momento, examinaremos estos ganglios y le indicaremos su emplazamiento exacto.

Articulación es la zona que sirve de encuentro entre dos huesos, y dependiendo de los casos, puede ser móvil o inmóvil. Las suturas que sirven de unión a los huesos del cráneo (hueso frontal, parietal, occipital y temporal) son un ejemplo de articulaciones inmóviles. Igualmente, las que unen los siete primeros pares de costillas al esternón, pertenecen también a esta categoría. En cuanto a las articulaciones móviles, tal como su nombre indica, tienen como misión permitir la movilidad de ciertos huesos. La rodilla y el codo son un ejemplo perfecto de este género de articulaciones. Los huesos que entran en contacto, que son el fémur y la tibia en el primer caso, y el húmero y el cúbito, en el segundo, están separados por la membrana sinovial que segrega un líquido viscoso que hace de lubricante: la sinovia. Es de destacar que la articulación de la rodilla, que es relativamente frágil, está protegida por la rótula, que también sirve de punto de unión al tendón del músculo del muslo.

Al principio de este capítulo le hemos indicado que una de las misiones del esqueleto es sostener y soportar los músculos del cuerpo. Es conveniente que sepa que existen unos 650 músculos en el organismo repartidos en dos grandes categorías: los músculos del esqueleto, llamados también "músculos estriados", y los músculos de las vísceras, que también se reciben el nombre de "músculos lisos" . A la primera categoría pertenecen todos los músculos que se utilizan para realizar movimientos, entre ellos, los más importantes son los de los miembros inferiores y superiores (bíceps, tríceps y cuadriceps). Todos ellos obedecen a la voluntad. Dicho de otra forma, permiten realizar actos voluntarios. En la segunda categoría de músculos encontramos los que constituyen los órganos internos del cuerpo, es decir las vísceras, tales como los pulmones, el hígado, el bazo, los riñones, el estómago, el intestino, etc..

Contrariamente a lo que sucede con los músculos estriados, su actividad es involuntaria y no están bajo el control de la consciencia objetiva. Único en su género, el corazón es un músculo que pertenece a ambas categorías, puesto que es estriado como los músculos voluntarios, pero sus fibras están dispuestas de la misma manera que las de los músculos involuntarios.

* * *


1 comentario:

  1. ¡¡EXCELENTE PÁGINA!!
    LA DISFRUTO, TIENE MATERIAL PROFUNDO Y NUTRITIVO.
    GRACIAS, MUCHAS GRACIAS POR ESE SERVICIO.
    JESÚS MUJICA

    ResponderEliminar