martes, 20 de marzo de 2012

CAPÍTULO XV




CAPÍTULO XV

Este capítulo y los tres que siguen, están constituidas por esquemas sumamente importantes puesto que contienen una lista de aquellos trastornos, más o menos graves, que pueden ser aliviados o curados por medio de la terapia Rosacruz. Además, en ellos está indicado con claridad el tipo de tratamiento que hay que efectuar para tratarlos, así como el ganglio o los ganglios que hay que utilizar. Cada uno de estos esquemas es una síntesis de los conocimientos que poseemos en cuanto a la división simpática del sistema nervioso autónomo y sobre la manera de utilizarlo para tratar la mayor parte de enfermedades que puede sufrir el hombre. Nuestra terapia también es utilizada cotidianamente por ocultistas que ejercen una profesión médica. Debe, por tanto, concederle toda su atención a fin de familiarizarse perfectamente con su contenido.
Las enfermedades que figuran en el lado izquierdo de estos cuatro esquemas deben ser tratadas con un tratamiento positivo. Mientras que las que figuran en el lado derecho, necesitan un tratamiento negativo. El esquema que hoy someternos a su estudio está especialmente relacionado con aquellos estados patológicos que pueden ser tratados aportando una estímulo negativo o positivo al primer ganglio cervical. Le recordamos que este ganglio está situado en la cavidad de la nuca, a  la altura de la boca, a ambos lados de la columna vertebral. Aunque en el esquema está reflejado también el segundo ganglio cervical, casi nunca es utilizado en la terapia Rosacruz, ya que todos los trastornos que pueden ser aliviados a través suyo también pueden ser tratados a través del tercer ganglio cervical que es mucho más fácil de localizar.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario