miércoles, 21 de marzo de 2012

CAPÍTULO XIII


imagen no original

CAPÍTULO XIII

En el capítulo anterior le hemos explicado que cada cadena ganglionaria de la división ortosimpática del sistema nervioso autónomo, es decir, tanto la de la derecha como la de la izquierda, consta de tres ganglios cervicales, once torácicos, cinco lumbares, cuatro sacros y uno terminal, que es común y en el que se unen a nivel del coxis. También hemos indicado que los tratamientos rosacruces están basados en el hecho de que es posible aplicar un estímulo negativo o positivo sobre el ganglio o ganglios que están en relación con el órgano o la parte enferma del cuerpo. El próximo capítulo estará dedicado a la manera de efectuar este estímulo, pero antes debemos estudiar cada uno de estos ganglios a fin de que pueda situarlos exactamente y definir sus respectivas conexiones. Para una correcta visualización de las explicaciones que siguen, debe remitirse al esquema presentado anteriormente, aunque debemos precisar que en este esquema no están contenidas todas las conexiones de las que vamos a hablar hoy, ya que su finalidad era ante todo, que tuviera una visión general de los lazos que existen entre estas dos cadenas y los principales órganos del cuerpo.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario