miércoles, 21 de marzo de 2012

CAPÍTULO X



imagen no original

CAPÍTULO X

Después de haber estudiado las principales funciones del organismo, es decir, la digestión, la respiración, la circulación sanguínea y la linfática, y también la depuración del cuerpo que se lleva a cabo en el hígado, bazo y riñones, ahora debemos examinar los dos sistemas nerviosos del hombre. Como este examen es relativamente complejo, nos llevará varios capítulos. Más tarde abordaremos la parte experimental de la curación mística.

Nunca insistiremos bastante sobre  el hecho de que el hombre es un ser doble. Posee un cuerpo físico y un cuerpo psíquico. Por eso es lógico que la naturaleza le haya dotado de dos sistemas nerviosos, uno para la parte material y terrenal de su ser, y otro para la parte inmaterial y cósmica. Hasta ahora la ciencia había rehusado admitir la existencia de una entidad psíquica en el hombre en el sentido que le conceden las enseñanzas rosacruces. Por eso la ciencia ha descuidado el estudio del sistema nerviosos autónomo dedicándose casi en exclusiva al estudio del sistema nervioso cerebro-espinal. Si consulta los libros de medicina de principios de siglo XX, podrá comprobar que en la mayoría de ellos se olvida hacer alusión a la existencia del sistema nervioso autónomo. Ni siquiera en nuestra época llama mucho la atención de los médicos ni la de aquellos que ejercen actividades relacionadas con la medicina. Sin embargo, la terapéutica Rosacruz está basada precisamente en una buena comprensión de este sistema y en la misión desempeñada por el mismo. Desde hace siglos, los ocultistas saben que actuando sobre él se puede obtener una mejoría de muchos males y la curación de la mayoría de las enfermedades.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario