miércoles, 21 de marzo de 2012

CAPÍTULO IV


imagen no original

CAPÍTULO IV

El hombre es un ser doble y que no se puede tratar seriamente el problema de la salud sin tener en cuenta esta dualidad. Es importante que comprenda que el bienestar de las personas está ligado tanto al funcionamiento de su cuerpo psíquico como al de su cuerpo físico, siendo también necesario que ambos cuerpos complementarios realicen sus actividades en perfecta armonía.
Antes de enseñarle los métodos rosacruces que, en caso de enfermedad, permiten actuar sobre el cuerpo psíquico, es necesario que se familiarice con el cuerpo físico del hombre, para que comprenda claramente lo que conviene hacer, o no hacer, para que éste actúe con la mayor eficacia. Desde el punto de vista puramente biológico el hombre se mantiene con vida gracias a ciertas funciones vitales. Entre las más importantes, están la digestión, la respiración, la circulación de la sangre y de la linfa y la acción nerviosa. Cada una de estas funciones depende de un aparato o de un sistema específico, tales como el aparato digestivo, el aparato respiratorio, el sistema circulatorio de la sangre, el sistema circulatorio de la linfa y el sistema nervioso. Dedicaremos los próximos capítulos a un examen de estos aparatos y sistemas, ya que no podemos abordar la curación mística sin detenernos brevemente en  la fisiología general. Hoy comenzaremos con el estudio de la digestión.

* * *


No hay comentarios:

Publicar un comentario