martes, 20 de marzo de 2012

ANEXO



ANEXO

Puesto que este capítulo está dedicado a la importancia que debemos conceder a la naturaleza de los pensamientos, nos parece apropiado sugerirle que analice cual es su estado mental habitual. Intente definir con total objetividad si su manera de pensar es sana. En primer lugar, considere cuales son las mayores debilidades humanas y determine si se deja llevar frecuentemente por ideas que conllevan celos, egoísmo, rencor, maldad, cólera, etc. Puesto que usted es un místico, es poco probable que se deje dominar por tales ideas, pero este examen le permitirá reflexionar sobre el origen y la naturaleza de estas debilidades. A continuación, compruebe si se muestra con frecuencia ansioso, angustiado, pesimista, etc. Si así fuera, debe transmutar este estado reemplazándolo de forma progresiva por una actitud optimista, y muy especialmente, cuando las circunstancias le sean desfavorables. Aunque le parezca difícil, es totalmente posible realizar esta transmutación. Basta con desearlo y utilizar el arte de la autosugestión, tal como le fue enseñado en un libro anterior. Puede estar seguro de que cuanto más positivo sea su estado mental, mayores serán las condiciones favorables para el mantenimiento de una buena salud.

* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario